lunes, 2 de diciembre de 2013

La mentira-negocio de los rankings. Extracto de la entrevista del Diario Sur con la Rectora de la UMA.


Tomado de http://www.diariosur.es/20131201/local/malaga/sido-unico-partido-ofrecido-201312011144.html

Prensa – La Universidad de Málaga acaba de entrar en dos áreas del ‘ranking’ de Shanghái. ¿Este hecho es para sacar pecho o no es para tanto?
Rectora – Es importante entrar, porque hay que tener en cuenta que los ‘rankings’ están hechos a la medida de las universidades anglosajonas. Estar en el entorno de las 400 a las 500 mejores universidades del mundo en esas áreas es muy bueno. Y eso que no soy muy partidaria de los ‘rankings’, que se hacen ad hoc.

Pr – Eso suena un poco a excusa.
R – Es que es así. Mire, Shanghái, que es es promotor, tiene que entrar y hacen unas medidas adecuadas para que así suceda. Hay indicadores fácilmente conseguibles, pero también hay otros en los que hay que saber la mecánica. Hasta que no destripas el ‘ranking’ no te enteras por dónde van las cosas. Nosotros hay cosas que hacemos francamente mal en las universidades. Por ejemplo en las publicaciones. Yo, Adelaida de la Calle, firmo como A. de la Calle. Y después pongo Departamento de Biología Celular, que importa un bledo. Después, Facultad de Ciencias, que importa otro bledo. Y después, Universidad de Málaga. Se tienen en cuenta las dos primeras firmas, o sea, que en mi caso, no contarían para la puntuación de la Universidad.

Pr – Pero eso es fácil de arreglar. Bastaría con poner A. de la Calle, Universidad de Málaga.
R – Sí, es fácil cuando te has enterado, cuando hemos visto uno por uno los indicadores, que hay que comprarlos.

Pr – ¿Cómo?
R – Sí, sí. Todo esto se paga. Que nadie crea que esto es gratis. Hay que pagar por tener los indicadores de cada área de conocimiento.

Pr – ¿Y cuánto ha costado tener estos indicadores?
R – Unos 50.000 euros. Nosotros hemos llegado tarde, pero ya hemos creado una comisión de ‘rankings’ para saber qué tenemos que hacer. Estamos preparando ahora unas normas de buenas prácticas para que publiquemos bien. Para que lo que hagamos se nos tenga en cuenta en los citados indicadores. Para posicionarnos bien. Después hay otras cosas que la gente no sabe…

Pr – ¿Por ejemplo?
R – Pues que la producción científica se divide entre el número de funcionarios que tiene la universidad. Esto es importante porque si una universidad tiene el 51% de funcionarios y un 49% de contratados, la producción científica de estos últimos se suma a la de los primeros, pero para hallar la media solo se divide entre el número de profesores funcionarios. O sea, que cuanto más contratados tengas mejor, pues la productividad científica aumenta enormemente. La Pompeu Fabra, por ejemplo, sale muy beneficiada, porque tiene muchos contratados y pocos funcionarios.

Pr – Pues ya hay trampillas en esto de los ‘rankings’.
R – Claro, porque además está hecho a la medida de las anglosajones, que, por ejemplo, tienen también muchos contratados y pocos funcionarios.
....

No hay comentarios: