sábado, 29 de agosto de 2009

¿Matan las escuelas la creatividad? (subtitulada en español)

http://video.google.es/videoplay?docid=-9133846744370459335&ei=EgeZSqbUGJPQ-Ab_q6Eu&q=creatividad+educacion&hl=es


Versión subtitulada del vídeo "Do schools kill creativity?" de Sir Ken Robinson.
Subtítulos: Pedro Villarrubia. Se agradece la ayuda en la traducción de Yolanda Juarros.
En las TED (Technology, Entertainment, Design) Conferences sir Ken Robinson habla de cómo la educación que se imparte en las escuelas mata la creatividad.
Vídeo original: http://www.ted.com/index.php/talks/view/id/66 Duración: 20 minutos.




18 comentarios:

Victoria dijo...

Buenos dias.

Me parece muy interesante esta entrada, Kir Robinson ha puesto de manifiesto una realidad universal; es cierto que las escuelas matan la creatividad, se empeñan en decirnos que si no somos científicos, médicos o abogados no seremos nada en la vida, no conseguiremos un trabajo.
Cada persona tiene un sistema personal de aprendizaje, en las escuelas se debería dar más libertad a los alumnos para que puedan expresarse y no jerarquizar tanto el aprendizaje.

Los adultos deberiamos perder ese miedo a equivocarnos, como los niños, para poder incrementar nuestra creatividad y asi seguir teniendo ideas.

Como dice Kir, sería un proceso de ecología humana, abrir nuestra mente a nuevas realidades que ayuden a mejorar el mundo.

Un saludo, Victoria.

ANA MARIA dijo...

Este video, sin duda invita a la reflexión.
Nos hace pensar sobre el sistema educativo y si es realmente el acertado. Es una llamada a la creatividad, al ser uno mismo, a no tener miedo a equivocarse, porque si nos atrevemos, entonces, conseguiremos desarrollarnos en plenitud.

Personalmente, me ha encantado este video y las ideas que plantea. Creo que la educación repercute en prácticamente todos los ámbitos de la vida, y por ello deberiamos darle más importancia de la que actualmente parece tener.
Fomentemos el ingenio de cada uno, no defendamos solamente los conocimientos teóricos, intentemos no encaminar a los niños en una determinada dirección (hasta cierto punto el libre albedrío es necesario) y por supuesto, hagamos florecer el arte.

Un saludo, Ana María.

Francisco dijo...

Comparto totalmente el punto de vista del Sr. Robinson; sin duda alguna se están perdiendo valores y materias que deberían de seguir teniendo un peso importante en nuestro sistema educativo caso de la rama artística, la cual desarrolla en mayor medida todas nuestras capacidades relativas a los sentidos y la creatividad. Es por ello como decía este señor, un error el orientar a nuestros futuros hijos hacia carreras o profesiones en las cuales el único beneficio personal sea el económico; debemos estudiar aquello que nos guste y que nos atraiga, sin dependencia de lo que podamos llegar a ganar o de si tenga proyección o no. Estamos llegando a un punto en el que aquel niño o persona que no se adecue a unos canones de la sociedad impuestos se convierte en un bicho raro, algo que hará que peligre en un futuro muy próximo la potencialidad y riqueza de nuestras generaciones futuras.

Rodrigo dijo...

En este video he visto reflejada mi propia experiencia educativa, por eso después de verlo quiero manifestar mi opinión y destacar una serie de aspectos:

Estoy totalmente de acuerdo en que el sistema educativo tiene que prestar la misma importancia a la alfabetización que a la creatividad, no se puede seguir jerarquizando la educación como hasta ahora, dándole más importancia a materias como las matemáticas u otras que se consideran fundamentales, y dejar últimas en la escala a otras como las artes.

Se está educando a la gente alejándola de sus capacidades creativas. Desde pequeños probablemente desde que nacemos, ya sentimos una determinada vocación y por culpa de este sistema educativo, los profesores, padres, etc. nos van “cortando las alas” guiándonos e introduciéndonos en los temas y actividades que se consideran correctos y útiles para nuestro futuro profesional, anulando poco a poco nuestra propia creatividad, pudiendo dejar atrás esa vocación y esos ideales natos que no te van a llevar a ser “alguien en la vida”.

Como consecuencia de este sistema educativo, universal, basado únicamente en un largo proceso de acceso a la universidad, para después llegar como meta final al mundo laboral, existen personas de gran talento, brillantes y creativas que llegan a pensar que nos sirven para nada (al ser estigmatizados o anulados sus valores).
Un sistema que considera que los errores son lo peor que puede suceder, hace que la gente no exprese todo lo que siente por miedo a equivocarse, quedar mal o hacer el ridículo.

Por tanto, algo fundamental es, educar en el futuro a la totalidad del ser, y no darle sólo importancia como hasta ahora a la cabeza, considerando al resto del cuerpo como mero soporte de la misma; y sobre todo saber que si no se está dispuesto a equivocarse nunca se llegará a nada original.

¡”Avivemos” la creatividad!

Un saludo, Rodrigo.

tami dijo...

Hola a todos,
Realmente me ha parecido un discurso muy interesante en el que se explica con las anécdotas más divertidas, y los ejemplos más gráficos una realidad tan cierta como la que más.
Parece ser que hoy en día estamos empeñados en desvalorar el arte de la creatividad, tanto la libertad de expresión con la música, la danza, también la creatividad publicitaria,etc.
Creemos que estos modos de vivir, estas profesiones están muy por debajo de otras y esto se debe a que existe una jerarquización errónea de la educación.
Esto no significa que un bailarin, por ejemplo, no necesite perfeccionarse con ayuda de profesores o academias, pero evidentemente la danza no se aprende sentada leyendo libros y libros, ni tampoco la música.
Sin embargo desde pequeños nos enseñan que para "ser alguien en la vida" debemos terminar el colegio, ir a la universidad, y asi triunfaremos, y la verdad es que sabemos que no es así de simple, y que muchas veces no es eso lo que queremos.
Muchas veces he oído decir "voy a ir a la universidad porque aunque a mi me guste pintar(ejemplo) con eso no voy a conseguir nada"
Puede que lo consiga o que no, pero desde el punto de partida creemos que eso es un privilegio de pocos, y que es casi obligatorio ir a la universidad y recibirte de médico, abogado, etc.

Todos deberiamos hacer lo que realmente nos guste, carreras universitarias, ser musicos, bailarines, etc. sin miedo a fracasar y que sea tarde para tomar otro camino.


Un saludo, Tamara Renard

Lola dijo...

¡Hola a todos los lectores!
Como habréis podido ver, este video trata de ponernos en sobre aviso a lo que se nos está viniendo encima, respecto al tema educativo. Como bien ha dicho el Sr. Robinson en la sociedad actual el ámbito de más relevancia en nuestras escuelas es el científico-tecnológico, y por otro lado el más valorado.
¿Por qué? ¿Por qué ser un buen técnico en energía renovables tiene más prestigio que ser un fantástico bailarín? Pues bien, ambos han hecho un gran sacrificio para llegar a ser lo que son. Sin embargo muchas veces oiremos comentarios como que bailarín puede ser cualquiera con un poco de práctica y dedicación mientras que para ser técnico se tendría que ser, en teoría, un persona con un coeficiente intelectual elevado. Pues bien, las dos profesiones son igualmente importantes, es tan importante obtener electricidad para vivir, como saber fascinarnos con un cuadro, una melodía, una danza…
En la antigüedad aquellos que se dedicaban al mundo del arte tenían un estatus superior al de cualquier otra ocupación. Hoy en día el arte está también valorado pero no con tanto énfasis.
Volviendo al tema de la educación, mi opinión es que todas las ramas educativas tienen un gran significado para un niño, para formar una persona cualificada. No se debería cometer el error de que un día asignaturas como música o plástica desaparecieran, para ser sustituidas por matemáticas o cualquier otra por el estilo. Ya que llegará el día en que con este tipo de educación transformemos a los niños en personas tan racionales que no serán capaces de expresar sus sentimientos e incluso en humanos robotizados. Hay que fomentar todas aquellas asignaturas que nos ayuden a ejercitar nuestra creatividad porque de esa forma nuestra capacidad productiva será mucho más fructífera y gratificante. No deberíamos vetar a las ocupaciones relacionadas con las artes de que no tienen futuro, no tienen una salida funcional, cuando nosotros mismos tenemos en nuestras manos que puedan ser funcionales o no.
¡Por favor, reflexionemos la importancia que tiene la creatividad en nuestras vidas!
Un saludo Lola.

Cris dijo...

Buenos días.

Cuando vi ésta entrada completa, sentí que me era familiar y es que resulta que no hay nada más real que aquello que has vivido.

Cuando estaba en segundo de ESO, mi gran ilusión era ser diseñadora de interiores (como todos sabréis, no es una carrera, es un módulo). Siempre me ha gustado la decoración y cuando vi proyectos de otras personas, maquetas de habitaciones decoradas, salones... sentí una gran curiosidad.

Un día, estaba en mi clase e hice un comentario en alto: "yo de mayor, quiero ser decoradora de interiores", pero esa idea me duro poco tiempo en la cabeza. A partir de esa declaración, me duro segundos, ya que vino mi profesora directamente hacia mi mesa y me dijo que cómo iba a hacer yo esa "tontería" sin futuro con las buenas notas que tenía...

Solo de pensar que podría no tener futuro o que podría decepcionar a mis padres con la idea, me la quite rápidamente de la cabeza y con el tiempo me encaminé hacia la medicina.

En esta idea tampoco tuve mucho éxito, ya que al hacer la selectividad la "NOTA" no era la suficiente para poder probar si ese era mi camino o no...

Y hoy en día, estoy aqui, en publicidad, más contenta seguramente que en ninguna de las otras dos situaciones pero nunca podré saberlo con seguridad porque esta sociedad no esta preparada para las ideas diferentes ni para salirse de los esquemas predeterminados.

¿Qué había de malo en ser diseñadora de interiores? Quizás me hubiese costado más trabajo meter cabeza en el mundo laboral por como están las cosas, pero ¿Y si me hubiese ido bien? ¿Y si de verdad valía para ello?

¿Y qué pasa con aquellas personas que por unas décimas no pueden descubrir su verdadera vocación? ¿Por qué hoy en día todo está orientado a simples números?

En la vida se debe poder elegir y con ello acarrear las consecuencias que vienen determinadas por esa elección, pero ¿Qué pasa cuando no nos dejan elegir porque la sociedad ya elige por ti?

Espero que podáis reflexionar en ello como ya lo hago yo muchas veces.

Un saludo, Cristina Collado.

ivanhoe dijo...

Hola me parece muy interesante lo que se expone en el vídeo. Mi opinión es que si se destruye la creatividad cuando estas aprendiendo. El aprender procedimientos en parte te ciega a la hora de crear nuevos caminos para crear. Mi experiencia es que en estos momentos es que soy bastante menos creativo que cuando era más joven y tenía menos formación pero si tal vez sea más profesional. Lo importante es encontrar un equilibrio entre la formación y la creatividad-frescura. Aunque también se puede ser creativo, no desde la espontaneidad si no desde la excelencia pero eso llega al cabo de muchos años.

Marina dijo...

¡Hola!

Me ha parecido muy interesante el vídeo sin embargo, no estoy del todo de acuerdo en que la educación sea el arma destructura de la creatividad. Lo que sí ocurre es que cuando somos pequeños todos somos artistas, no tenemos sentido del ridículo, y cuando crecemos olvidamos esa parte de nosotros tan importante. Cuando nos equivocamos la sociedad parece estigmatizarnos en lugar de darnos ánimos y decirnos "a la próxima irá la vencida" y cuando ocurre eso y no estás preparado todo parece caerte encima. Y es que de los errores se aprende. Aunque esto a menudo y por desgracia, se olvida.

¡Saludos!

Pablo dijo...

Hola a todos

El discurso del Sr Robinson me ha parecido muy ilustrativo de lo que sucede en la sociedad actual con respecto al tema de la educación y la creatividad en algunos puntos, aunque discrepo en la afirmación de que las escuelas matan la creatividad.

Es cierto, que hoy se educa a las personas alejándolas de sus capacidades creativas, pero de ahí a que la educación sea el arma que destruye la creatividad hay un abismo. El cambio educativo que se debería producir, bajo mi punto de vista, es hacia un sistema complementario en el que la educación actual y creatividad convivan (matemáticas y arte con la misma relevancia). Si por el contrario, solo nos dedicáramos a fomentar la creatividad el sistema también sería fallido.

La educación pública actual está enfocada para el acceso de la universidad, esto se debería corregir. Así, el resultado que nos encontramos una vez superada esta es el de un gran número de titulados que no encuentran trabajo porque no tienen algún distintivo, por lo que tienes que especializarte aún más, aspecto que antes no sucedía. Por ello, una de las soluciones es potenciar una educación más creativa en la que el alumno sea capaz de descubrir sus máximas potencialidades y fomentarlas.

Eso sí, para ser creativo es necesario equivocarse, aprender de los errores. En la sociedad actual, eso únicamente es posible durante la infancia porque tal y como se estructura la sociedad es imposible posteriormente, ya que nadie quiere equivocarse, incluso cuando alguien se equivoca lo niega u oculta. Nadie quiere reconocer sus errores, y creo que eso en un error en si mismo, ya que es una de las causas de la no-creatividad.

Un saludo

Conchi dijo...

¡Hola!

La verdad es que me ha parecido muy interesante el video, porque refleja de de una manera muy clara la realidad de lo que habitualmente sucede.
Sin embargo, no estoy del todo de acuerdo con eso de que las escuelas matan la creatividad, es cierto que se le da mucha más importancia a las matemáticas, los idiomas o las ciencias, que a las artes, porque se considera que el ser artista no te va a asegurar un futuro. De hecho, casi todos los bailarines, pintores o músicos suelen decir que siempre suspendían en el colegio. Cada persona tiene un talento distinto al del resto, sólo hay que ver cuál es el de cada uno, y no infravalorar ninguno. No a todos se nos dan bien los números, como no todos tenemos ritmo para bailar.
En lo que sí estoy de acuerdo, es que cuando crecemos perdemos la creatividad por el miedo a equivocarnos, y en parte es por la educación que se nos da, en la que tenemos que hacerlo todo bien, sin errores.

Un saludo

Conchi dijo...

¡Hola!

La verdad es que me ha parecido muy interesante el video, porque refleja de de una manera muy clara la realidad de lo que habitualmente sucede.
Sin embargo, no estoy del todo de acuerdo con eso de que las escuelas matan la creatividad, es cierto que se le da mucha más importancia a las matemáticas, los idiomas o las ciencias, que a las artes, porque se considera que el ser artista no te va a asegurar un futuro. De hecho, casi todos los bailarines, pintores o músicos suelen decir que siempre suspendían en el colegio. Cada persona tiene un talento distinto al del resto, sólo hay que ver cuál es el de cada uno, y no infravalorar ninguno. No a todos se nos dan bien los números, como no todos tenemos ritmo para bailar.
En lo que sí estoy de acuerdo, es que cuando crecemos perdemos la creatividad por el miedo a equivocarnos, y en parte es por la educación que se nos da, en la que tenemos que hacerlo todo bien, sin errores.

Un saludo

Antonio Manuel dijo...

Muy buenas¡¡

Estoy muy de acuerdo con el discurso del profesor. Ya que estamos en una sociedad en la que no podemos aspirar a grandes puestos de trabajos, sino siempre a los mismos, con unas similares “respuestas-acción” en nuestro aprendizaje; cortando la propia ilusión del estudiante. Con respecto a esto no deberíamos tomar ni nombrar a ciertos trabajos más importantes que otros, ya que para mí todo tiene una función importante e interrelacionada. Con lo que respecta a la forma de presentar el vídeo, me parece una forma estupenda de presentar y llevar una exposición, con humor y sátira; diferenciando claramente lo verdaderamente importante de su exposición y a lo que deberíamos seguir su ejemplo.

Un cordial saludo.

Lnde dijo...

Tras ver atentamente éste vídeo y haber leído más información sobre el tema, la conclusión a la que he llegado no es simplemente pensar si tiene razón o no. Desde mi punto de vista está claro que la tiene, pero mi pregunta es: Los responsables de estructurar los sistemas educativos ¿hacen realmente caso a este tipo de opinones? Si lo hicieran, ya hubiéramos apreciado cambios en la educación. Y no es que me esté olvidando del Plan Bolonia, sino que creo que los cambios deberían realizarse antes en los primeros años de la etapa escolar, que en los que anteceden a la salida del alumno al mercado laboral.

Un saludo.

Anónimo dijo...

Los inteligentes y acertados comentarios de ken Robinson nos hacen reflexionar sobre el papel de la escuela en la sociedad. Si es cierto que la escuela debe dar respuesta a las necesidades sociales, está claro que el camino que emprendió en el siglo XIX resulta, actualmente, obsoleto. En la sociedad de aquella época, en la que comenzaba la industrialización, y en la que hacian falta personas especializadas y una alta formación en cuastiones tecnológicas, era razonable pensar que la escuela debía dar respuesta a estas necesidades. Pero en la actualidad la sociedad ha cambiado. Vemos cómo jóvenes creativos son capaces de montar un negocio en Internet y tener un éxito tremendo, y sin embargo, la escuela, lejos de fomentar la creatividad, fomenta la uniformidad del individuo. Mentes brillantes y creativas se pierden por el camino porque el propio sistema educativo pesa como una losa sobre ellos, impidiéndoles desarrollar su parte más genuina, más creativa. La equivocación es un derecho del alumno y de toda persona. Forma parte del proceso de aprendizaje. Hay que educar para enseñar a superar los fracasos, no sólo para afrontar los éxitos.Sólo de esta forma los jóvenes desarrollarán todo su potencial. Al fin y al cabo, también las ciencias han avanzado hoy en día gracias a mentes flexibles, que fueron visionarias en su momento, y que plantearon valientemente tesis novedosas que sirvieron para catapultar el avance social, y que no tuvieron miedo a equivocarse.

Noelia dijo...

Me parece muy interesane la visión que este hombre plantea sobre el sistema educativo mundial. La verdad es que nunca me había planteado esta idea, pero sus palabras me han hecho recapacitar. Pero pienso que ha echado demasiado peso encima de la escula. Las familias tambien juegan un papel muy importante ene l desarrollo de la creatividad de un niño, y me arriesgaría a decir que su papel es casi más importante que el de la escuela.
Pienso que el sistema educativo debería abrir más posibilidades y no sobrevalorar unas profesiones en detrimento de otras.
Curiosamente esto es algo que me suele indignar muy a menudo, ya que yo siempre he "sido de letras" y a todas las personas que estudimos carreras que no sean científicas o ingenierias creo que se nos infravalora porque dicen que es más fácil, yo pienso que no, simplemente hay personas que estan destinadas a desempeñar una función determinada y si ni las familias ni la escuela le ayudan a desarrollarla, esta se quedará frustrada y nos privaremos de poder deleitarnos con cualquier cosas que sea capaz de hacer esa persona que no ha podido desarrollar su creatividad.
Ojalá podamos cambiar esta mentalidad y conseguir que todo el mundo se sienta agusto y plenamente desarrollado empeñando la labor para la que haya nacido.

giulia dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Kir Robinson.
La escuela tal y como es organizada mata a la creatividad de los niños, quitandole importancia, y lo que es todavía peor, ridiculizandola.
Es una pena pero es asi.
La culpa no la podemos hechar solo a la escula, sino tambien a la educacion que tiene los niños.
Es una pena, pero si la creatividad es un arte que se va perdiendo, esto lo debemos tambien al abuso que los niños hacen de la television, de los videos juegos y todas esas cosas que han sostituido los juegos al aire libre que necesitan la fantasia de los niños.

María dijo...

Hola a todos:

Maravillosa reflexión.

Creo que hoy día se sospecha, tal y como anuncia en este video el señor Ken Robinson, que la educación necesita una profunda reforma. Una reforma tan amplia y total que modifique por completo el concepto que tenemos en la actualidad de educación. Con esto no quiero decir que la educación que nos ha acompañado en nuestros tiempos haya sido un fracaso –aunque no ha estado carente de fallos e insuficiencias-; simplemente el concepto de educación que tenemos se está quedando (y se quedará cada vez más, si no lo modificamos) obsoleto, incompetente e inútil. El desarrollo de las tecnologías de la información, así como el descubrimiento de la relevancia de la creatividad en la educación, nos ha conducido a una nueva etapa y nos hayamos en uno de esos momentos de cambio, que requieren una respuesta acertada.

Esa respuesta no es otra que una reforma educativa. Es necesario reflexionar y atinar con cada paso que demos porque la educación es el reto más difícil al que nos podemos enfrentar y no solo por su imprevisibilidad. Una nueva generación se está formando. Nosotros nos hemos formado con los sistemas educativos tradicionales y tal vez, no hayamos podido aprovechar y exprimir nuestra creatividad o nuestras posibilidades al máximo. Pero tened en cuenta algo, estamos meditando, estamos sopesando el cambio y somos conscientes de su necesidad: esto ya es un gran paso, especialmente para las generaciones venideras que están por educarse y que son las que conformarán el mundo del mañana. El mundo necesitará cambios y por eso mismo también es importante educar para el cambio.

Desde mi punto de vista la nueva educación no debería pasar solo por lo académico. Hay que enseñar a los niños y a las niñas a aprender, a pensar, haciéndolos participes de los fenómenos que acontecen en el mundo. Es necesario que se potencien las destrezas y vocaciones individuales a través de una atención personalizada al estudiante (como persona y no como alumno) sin que esto conlleve un descuido del desarrollo de los recursos grupales. Es importante recordar que todas las profesiones son necesarias –el médico no podría operar si el conductor de la furgoneta que transporta sus materiales no existiese- y que todas requieren alguna aptitud, formación y – esto es lo más hermoso- ilusión. Pocas cosas en la vida tan hay tan satisfactorias como dedicar tu tiempo de trabajo a algo que realmente te gusta, te emociona o te permite mejorar como profesional o como persona. E igualmente pocas cosas existen tan frustrantes como estar inmerso y pertenecer a una profesión que aborreces. En estos casos te conviertes en esclavo de tu trabajo. No menospreciemos a las materias que tradicionalmente nos habían enseñado a relegar: Hay auténticos genios en las cocinas, hay gente diseñando vestidos que son verdaderas joyas, hay jardineros que realizan virguerías y personas que con sus actuaciones, sus voces o sus bailes conmueven a otras personas. La capacidad de encontrar el punto fuerte de cada uno de nosotros es emocionante.

De igual forma considero que la atmósfera creativa y educativa no debería limitarse a las aulas. La armonización con las enseñanzas familiares así como con las actividades extraescolares y ociosas de los alumnos, puede generar resultados óptimos. Por supuesto los medios de comunicación también tendrían una influencia enorme en este proceso.

Está todo por renovarse y por cambiar y, si lo hacemos bien, será fantástico.